Alberto Nanclares y Silvia Prieto


"Me gustaría que nuestros vinos transmitan, de forma sincera, como es nuestro terruño, nuestro clima, ¿y por qué no? cómo somos nosotros".  Alberto Nanclares

 

Su filosofía, en bodega, pasa por el máximo respeto a la uva y con la mínima intervención en los vinos, sin utilizar ningún tipo de aditivo exceptuando sulfuroso en dosis moderadas. Embotellan sin clarificar y con filtrado de desbaste  buscando preservar, en su máxima expresión, la propia personalidad de cada vino.

La vendimia la desarrollan de forma escalonada, en función de la maduración de cada viñedo. Hacen una selección de racimos en viña y la transportan a la bodega en cajas de 15 kg. evitando roturas y derrames de mosto.

Gustan  de buscar nuevas ideas en la forma de elaborar de antaño. Por eso, en tintos, están volviendo al pisado de la uva como forma de romper el grano más suave, sin dañar el raspón, evitando el aporte de verdores y astringencia a los vinos, la recuperación de  las mezclas de uvas tradicionales en cada parcela o el uso de las maderas de castaño.